Algunas Verdades

.
verdad # 230

Cuando estás cantando el feliz cumpleaños y se aproxima la parte en que nombran al cumpleañero, siempre te adelantás un segundo para calcular las sílabas del nombre y ver si va a encajar bien o si van a tener que improvisar un diminutivo o usar el apodo o estirar la última vocal o algo. Lo curioso es que cuando ya te decidiste y empezás a pronunciarlo, automáticamente buscás con la mirada a otras personas para ver si elegiste lo mismo que la mayoría.

.